Link Building: cuestionando el concepto de naturalidad de Google

Un billete encadenado, metáfora del link building de pago.

Google cambia constantemente su algoritmo. Para ser más exacto, lo hace mínimo una vez al día, aunque pocas veces sean variaciones de la dimensión del conocido Colibrí. La búsqueda de la naturalidad es la principal preocupación en Mountain View, mientras que a los expertos en posicionamiento SEO no les queda otra que modificar su rutina de trabajo mes a mes, el link building va perdiendo peso con el paso del tiempo. Tampoco puede quejarse nadie de esto pues, como comentaba en un artículo anterior, el buscador no tiene costes para usuarios ni webmasters.

En lo que a naturalidad se refiere, una de las grandes novedades que ha traído Colibrí es el crecimiento en importancia de lo que pasa en las redes sociales. En Google han decidido que esa es la mejor estrategia para combatir el link building de pago, en el que a veces se buscaba simplemente la página con mayor Pagerank, sin importar si el contenido era de interés para los usuarios. Sin embargo, detrás de un buen número de links conseguidos de manera rápida no siempre tiene que haber dinero.

En esa línea de pensamiento se mueve Eric Ward, en su columna Link Building At The Speed Of Natural, publicada hace un mes en Search Engine Land. A continuación dejo una traducción del artículo, ya que considero que hará reflexionar a todos aquellos que empiecen a moverse ahora en los terrenos del SEO.

Un billete encadenado, metáfora del link building de pago.

El ‘link building natural’ ha sido, desde hace tiempo, una molestia entre una gran parte de la comunidad del marketing online. El argumento principal es: “Cualquier link que llega porque lo has comprado no puede ser considerado natural” o “El simple hecho de buscar enlaces hace que estos sean antinaturales” o “Un link tiene que ser un modo de indicar que tienes un contenido de calidad”.

Esos argumentos son defectuosos, más adelante les pondré algunos ejemplos ilustrativos.

El argumento de ‘natural/no natural’ es la versión link builder sobre el argumento ‘sombrero blanco/sombrero negro’ , y esto hace que se olviden cuestiones mucho más importantes.

Tengo en cuenta que mi opinión no importa mucho últimamente, y el hecho de llamarme a mí mismo ‘natural linking strategist’ me convertiría en un mentiroso, un hipócrita, una persona sin idea o una mezcla de esos tres factores. Pero aquí hay más cosas en juego que la semántica y la opinión. Hay fortunas que se crean, y otras que se destruyen, por culpa de un algoritmo que, según nos dicen, busca la naturalidad entre las señales que sus bots rastrean entre un vasto mar de código, todos los días, semanas, meses y años. (¡Tras años!).

El algoritmo se ajusta continuamente, buscando una mejora de su habilidad para identificar aquello en que se puede confiar y aquello en lo que no. Los expertos en marketing diseñan sus técnicas para parecer naturales. Unas funcionan y otras no. El algoritmo se ajusta de nuevo.

Es un ciclo que se repite, con unas máquinas que se vuelven más inteligentes a largo plazo, incluso si en el corto han estado totalmente equivocadas. Google menciona la naturaleza en sus direcrtrices, por lo que podemos apostar a que parte del algoritmo de Google se encarga de medir las ‘señales de naturaleza’.

‘Natural Linkin Strategist’ no es mi título, sino más bien un ‘ethos’– las guías morales que caracterizan una ideología.  Me apasiona lo que hago, y más me apasiona cómo hago para hacerlo.

Acelerando la naturalidad

Hay un motivo por el que creo que todos los enlaces que compro son naturales. Me hago una pregunta: ‘¿Qué pasaría si todas las personas supiesen todo lo que existe?’

Hay muchas respuestas, pero creo que la más importante para los ‘link builders’ es: algunas personas enlazarían contenido que no han enlazado antes porque desconocían que existiese. No se puede vincular algo de cuya existencia no eres consciente.

Creo que los mejores ‘natural link builders’ son aquellos que entienden como acelerar, manualmente, el proceso que ocurre todos los días de un modo más lento. La gente conoce nuevos contenidos, y los enlaza o los comparte.

El reto es que la internet es increíblemente grande, hasta el punto de que un experto en una materia no puede mantenerse al tanto de todo lo que se publica sobre ella. Ahí es donde los ‘natural link builders’ encuentran su oportunidad dorada. Ahí es donde he vivido los últimos 19 años, ayudando a que los procesos de enlace vayan más rápido de lo que les está permitido de manera natural, aunque quizá no en los tiempos que vivimos.

La web es para siempre, aquellos que tenemos URLs a nuestro cargo no somos más que moscas de la fruta con teclados. No estaremos aquí para siempre, pero internet sí. Un librero que mantenga una lista de links a contenido web sobre volcanes, podría retirarse –o morir– sin haber descubierto esa asombrosa animación de Pompeya en la web del Canal Historia, y eso sería totalmente natural, dado que no podemos conocer todo el contenido que existe.

Sería perfectamente natural que yo descubriese la lista del librero sobre volcanes y contactase con él para presentarle el contenido que he mencionado. Él sólo lo enlazaría, o no, dependiendo de su criterio. Y yo creo que esto sería natural.

Si no estás de acuerdo, vuelve a pensar en mi pregunta: ‘¿Qué pasaría si todas las personas supiesen todo lo que existe?’.

La respuesta es que el librero enlazaría el contenido, o no, una vez que lo hubiese encontrado. Y eso podría no ocurrir ahora, y no hacerlo en el próximo año ni en la próxima década; pero acabaría ocurriendo. Otros expertos y apasionados sobre la temática le habrían ayudado a descubrir los recursos que pueden escoger para su colección.

Es fácil descartar estas ideas y recurrir al ‘teorema del mono infinito’, que dice que un mono golpeando teclas al azar de una máquina de escribir, durante una cantidad infinita de tiempo, sería capaz de escribir un texto como las obras completas de William Shakespeare.

La diferencia es que las personas con experiencia pueden discernir y distinguir, mientras que los monos y los ‘bots’ no pueden.

Ejemplos de ‘natural link building’

1 – .org link – Tu compañía ha formado parte de la Asociación Nacional Hongos Caniche desde hace 22 años. La ANHC no tiene página web y decide que es hora de hacerla. Construyen una y deciden creer una página de miembros que enlaza la web de cada uno de ellos. Como tu lo has sido durante 22 años, naturalmente, tú consigues un enlace.

No habrías recibido el enlace si no hubieses estado pagando tu cuota. Por lo tanto, ¿sería este un enlace pagado y considerado antinatural? ¿El clásico ‘pago por hacerme socio y consigo un enlace de gran calidad’? Pues no, no lo es. Fuiste miembro mucho antes de que la ANHC tuviese web. Lo fuiste desde mucho antes de que existiese Google. Por lo tanto, ¿cómo puede ser esto antinatural?

¿Es un ejemplo estúpido? Totalmente. Pero no dejes que esto entorpezca el razonamiento. Los enlaces surgen de más modos que aquel que consideran natural.

2 – Enlace solicitado – Envio un email al propietario de una página devota de las películas de John Wayne. Lo hago para que sepa de un nuevo portal, lanzado por un gran estudio cinematográfico, que vende la nuevo edición coleccionista de las películas de John Wayne. Le pido que incluyo un enlace a este nuevo sitio y él lo hace.

Ahora, aunque incluso si puedo estar de acuerdo en que es un enlace antinatural porque lo ha realizado tras mi solicitud, hay que analizar lo que pasa a continuación. El dueño de la página devota de las películas de John Wayne se lo comenta a un amigo que también es fan, y esto pasa a todos los blogs y foros dedicados a John Wayne. Allí se encuentra con un forero que tiene una web de coleccionables de John Wayne, por lo que incluye también el link a la web del estudio.

Incluso si admito que el primer paso es un enlace obtenido de manera artificial, ¿significa eso que el resto de enlaces conseguidos son también antinaturales? Yo no lo creo.

3 – .edu link – Ed Smith es un asesor financiero, especializado en planificación del patrimonio. Una vez al mes, da seminarios gratuitos en en la universidad local, a gente que quiere aprender más sobre planificación del patrimonio. Ed tiene que pagar para alquilar una habitación y un proyector, por lo que pone anuncios en los periódicos locales para invitar a gente a sus seminarios gratuitos.

Como el seminario es en una facultad universitaria, este aparece en una lista de la web de la universidad, en la sección de próximos eventos. Dentro de la descripción hay un link a su página personal. Se trata de un enlace que tiene porque hace presentaciones en una facultad. De hecho, Ed no tiene ni idea de cómo trabaja Google, y no sabe que el enlace que consigue podría ayudarle en las búsquedas orgánicas. Desde el punto de vista del ‘link building, a Ed le falta información. Pero este enlace es antinatural porque se lo concedieron los redactores, ¿verdad? No estoy de acuerdo.

La lección es que ‘natural’ es, en última instancia, inútil. Imposible de definir. Nuestras estrategias de enlaces no deberían ser definidas de antinaturales por el simple hecho de que pagamos por ellas. Tus acciones se transforman en más acciones dentro de la web, realizadas por otros que comparten tu contenido. Al final del día, construir el correcto tipo de enlaces es tan fácil como acelerar lo que podría ocurrir de forma natural, si todo el contenido fuese conocido por todas las personas.

* Eric Ward (autor de Link Building At The Speed of Natural) 

*Gonzalo Carpio del Saz

Puedes seguir las novedades de este blog de marketing online en sus páginas de:
Facebook Google+

2 Comment

  1. Erik Campo says: Responder

    Me gusta el artículo. Corto pero conciso y con la suficiente información para que vuelva a echarle un vistazo a Delicious y profundice en su uso. Me ha llamado la atención la imagen adjunta. Desconocía esa pantalla en la aplicación; ¿acaso ha habido cambios últimamente? ¡Me encanta la idea de compartir las bibliotecas de enlaces!

    1. Gonzalo Carpio del Saz says: Responder

      Me alegro de que te gustase Erik y de que le des una nueva oportunidad a Delicious. No sé si se ha cambiado la interfaz, ya que lo uso desde hace relativamente poco… En el segundo artículo sobre Delicious, el del tutorial, pueden los complementos de navegador de Delicious, con los que es más rápido el tema de guardarse artículos: http://gonzalocarpiodelsaz.es/como-guardar-contenido-en-delicious/

Deja un comentario